Blogia
LA VOZ NACIONALISTA

BECCAR VARELA LE RESPONDE A MARIA LILIA GENTA

Estimada Señorita Genta:

Tal como me lo pide publico su carta del 22 de Junio en la que se refiere a mi "Carta abierta" a Monseñor Héctor Aguer del 2 del mismo mes.

Lamento verificar que ha omitido Ud. completamente responder las razones que motivaron mi "Carta abierta". Apenas trata de valorizar su figura como el mejor Obispo de la Argentina y me reprocha el haberle dirigido una crítica a él en vez de al Obispo de Neuquén, que ese sí la merecería por su asociación con las madres de Plaza de Mayo.

No dudo que este último merece la más severa de las críticas y muchos otros también, pero no se trata en este caso de los casos de prelados progresistas declarados o solapados -cuya condena es "propia sententia"-  sino de un Monseñor que, como Ud. bien dice, ha hecho ahora una denuncia que ningún otro miembro del Episcopado Argentino hizo y que por tal causa Ud. parece considerar el mejor de esa Corporación Sagrada.

Si Ud. relee mi "Carta abierta" verá que es precisamente por eso lo que le escribí esa especie de pedido de socorro: "VE es considerado como un paladín de la Iglesia tradicional y hay mucha gente que espera de VE una guía, un ejemplo, una acción eficiente para defenderla del inmenso peligro que corre nuestra Patria bajo esta tiranía de inspiración marxista."

Veo a nuestra Patria aplastada por una tiranía que persigue el bien y promueve el mal en todas sus formas, propiciando leyes inmorales que son como lacras incurables en el alma de la Nación y entrega todos los poderes a los peores sin esperanza alguna de que puedan ser reemplazados por quienes podrían gobernar con Justicia. Esso perversos monopolizan todos los accesos a los cargos públicos. Esa tiranía es la mayor inmoralidad, es la forma más execrable de injusticia que ningún alma bautizada puede tolerar. Cualquier poder de que uno disponga debe emplearlo en combatirla y ningún apostolado individual puede compensar la omisión de ese inmenso apostolado masivo que implica la lucha contra la tiranía.

El poeta nicaragüense Pablo Antonio Cuadra decía: "Mientras un misionero convierte un alma, un Estado ateo pervierte mil". En este caso, son millones los que pervierte esta tiranía, de manera que unas cuantas declaraciones del prelado en contra de los programas de educación inmorales no alcanzan a compensar la efectiva y continúa perdición de almas que este régimen malvado provoca.

El objetivo de mi "Carta abierta" era pedirle a Monseñor Aguer que reflexionara sobre la insuficiencia notoria de sus exhortaciones educativas y exposiciones filosóficas cuando las almas se pierden a borbotones a causa de la nefasta inflouencia de la tiranía.  Dice Ud. que es un gran conocedor de los "pensadores actuales y la solidez intelectual con que los expone y los critica. Conoce en profundidad el contenido del pensamiento de la llamada Escuela de Frankfurt". ¿Y eso de qué sirve? ¿Ud cree que eso consigue contrarrestar el poder de quienes violan todos los días la Justicia?

Dice una leyenda que cuando los turcos tomaron Bizancio a sangre y fuego, había un monje en la Basílica de Santa Sofía, que ni se había dado cuenta de la invasión, tocando en su violín una maravillosa melodía que lo extasiaba. Los turcos tardaron un segundo en cortarle la cabeza y en destrozar su violín, porque la ciudad estaba en sus manos.

Me temo que el conocimiento de los "pensadores actuales" estaría mejor empleado si los ignorara por falsos y se dedicara a machacar la enseñanza del pensamiento  " 'escolástico' esquemático y repetidor" -como Ud. lo menciona un tanto despectivamente-  porque es el único capaz de construir fortalezas intelectuales contra todos los mistificadores que Ud. llama "pensadores actuales".  Un Obispo de la Santa Madre Iglesia que es el mejor del Episcopado y ve a los pobres argentinos bajo la pata de la tiranía no debe querer ser un "verdadero intelectual" sino un verdadero Pastor que fulmina a los devoradores de sus ovejas.

En mi "Carta abierta" le recordé el ejemplo de Monseñor Midszenty  encarcelado y torturado por el gobierno comunista por oponerse a él intrépidamente y no solamente en asunto de educación sino de justicia política. Ud. ni menciona este párrafo de mi carta.   Le recomiendo leer sus "Memorias" y verá las palabras de fuego con que estigmatizaba a los tiranos marxistas, en especial, el mensaje que dirigió a sus fieles el día en que fue entronizado como Primado de Hungría (15/10/45).

No citaré sino la frase final incluída después de enumerar las atrocidades cometidas contra el pueblo por el régimen ateo: "Queridos fieles: no meciono estos hechso para encender en vosotros la llama del odio. La privación de los derechos a la libertad, la opresión de los débiles, es un hecho que clama al cielo. Mi propósito es despertar en vosotros la compasión y el amor al prójimo." O sea, una compasión activa, que intente rechazar esas injusticias políticamente, única manera de frenar el avance del comunismo.

Y así siguió exhortando y actuando los siguientes tres años que duró su libertad. El 23 de Diciembre de 1948 fue aprisionado, torturado, vejado, presionado, sometido a un proceso inicuo y venal, y finalmente condenado el 8/2/49 a prisión de la que sólo fue liberado por la revolución de 1956 de cuyos dirigentes todavía el Cardenal sospechaba, con toda razón.  

Asilado en la Embajada de los EEUU, en la que en realidad estuvo preso, secuestrado de allí por una conjura de origen vaticano, finalmente murió en forma dudosa con lo cual su vida de martirio terminó con misterio, gloria y honor. Los comunistas no podrán nunca más quitarse de encima la acusación irrefutable de su vida, sus padecimientos y su muerte.

Eso es un Obispo de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Monseñor Aguer puede optar entre imitar a ese guerrero de la Cruz o ser un comentarista ilustrado, muy ilustrado, del avance del marxismo en nuestra Patria. Mi deseo es que sea lo primero.

Un cordial saludo

Cosme Beccar Varela

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ricardo Díaz -

Comentario con un poco de retrazo. ocurre que recién descubro este sitio. Primero señalo un error de forma simplemente: M L Genta no es señorita, está casada con M.Caponetto. Y el otro comentario que quería hacer es que, al menos, Mns. Aguer habla sobre cuestiones que la mayoría de los obispos argentinos callan.

Cordialmente: RD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres