Blogia
LA VOZ NACIONALISTA

RELIGION

VERDAD SUPREMA

VERDAD SUPREMA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

ENTREVISTA A MONSEÑOR WILLIAMSON (EN ESPAÑOL)






Visite el sitio NON POSSUMUS:


http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/



UN TEÓLOGO CATÓLICO E...ISLAMISTA

UN TEÓLOGO CATÓLICO E...ISLAMISTA

JOSEP CARLES LAÍNEZ

El teólogo Juan José Tamayo-Acosta, el amiguito del islam y furibundo enemigo de la visibilidad del legado cristiano de Europa, sueña con un mundo donde todo cuanto suene a cristianismo haya sido extirpado de cuajo de la arena pública. El pasado 1 de septiembre de 2009, como inaugurando el nuevo curso, dejaba sus palabras en El Periódico de Cataluña en un artículo titulado “La escuela y los símbolos religiosos” que de inmediato pasaron a difundir no los fieles de otras religiones (y menos las cristianas), sino dos tipos de personas: los progres y los musulmanes, en esa plusmarca de unión de contrarios tan bien avenida con el gobierno de Zapatero.

Tamayo-Acosta no ha debido de enterarse aún de que vive en Europa, es decir, en una nación que no es ninguna terra nullius para empezar a regirse como si aquí estuviéramos haciendo las cosas de la nada. Quizá se ha tomado tan a pecho el apocalíptico “voy a hacer nuevas todas las cosas” que, si se sale con la suya, las va a hacer tan nuevas que van a ser distintas. O quizá es que le apasiona el estatuto de dhimmi (minoría protegida en el islam), y en el fondo desea convertirse en el futuro en uno de ellos, para así, además, dar valor a las tesis de Nietzsche (la moral del rebaño y todas aquellas pamplinas).
El autor de afirmaciones tan estúpidas como que la presencia del islam nos va a permitir “recuperar nuestra historia, una parte muy importante de nuestra identidad y poder definir por fin qué es España” (Teleprensa.net, 8/11/2008) reclama la eliminación en los colegios (quiérese decir, no solo en las aulas) de cualquier símbolo religioso: crucifijos, imágenes de la Virgen María o de los santos, de Jesucristo… Cualquier cosa que pueda vincular al estudiante o al profesor con la cultura propia del lugar donde vive ha de ser proscrita y borrada. ¿Los motivos? Tamayo da dos: esas imágenes pueden influir (¿negativamente?) en la forma de pensar del estudiante y, atentos, pueden ser consideradas una agresión.
Pero Tamayo-Acosta no sólo pretendería quedarse ahí. Ni mucho menos. La batalla ha de ser total, pues los colegios concertados también han de eliminar esas imágenes o referencia de todos los lugares donde sean visibles. Así que agustinos, escolapios, dominicos e tutti quanti, disponeos a esconder aquello que moleste a los brigadistas de la laicidad, al maquis del “todos contra Cristo”, a los “Pasionarios” de la lucha final contra la religión en la que hunde Europa –y gran parte del mundo– sus raíces.
Pero, claro, me pregunto, ¿por qué se ha de quedar ahí? ¿Por qué sólo en los colegios públicos y concertados? ¿Y no será también posible cerrar las capillas de los hospitales? ¿No habría que eliminar los nombres referidos a la Virgen María de algunas clínicas? ¿No se podría quitar la imagen de Jesucristo que corona las escaleras de mármol de la puerta principal del Ayuntamiento de Valencia, por ejemplo? ¿Y por qué no dinamitamos la catedral de Burgos o la de León? ¿No se hallan en terreno público y suponen una presencia avasalladora del cristianismo en unas calles comunes?
Y al final Tamayo-Acosta se escuda en los distintos credos e ideologías de los alumnos para respaldar sus tesis. Cuánta hipocresía hay en intentar sugerir que el respeto a la cultura del otro es el silenciamiento de la propia.
Pero hemos de estarle muy agradecidos a este teólogo castellano. Él solito nos demuestra la fuerza de una verdad secular: que el enemigo está dentro.
FUENTE: EL MANIFIESTO

Irán: acusan a Bahais de vínculos con Israel

Irán: acusan a Bahais de vínculos con Israel

Siete creyentes Bahai detenidos confesaron la creación de una organización ilegal en Irán con conexiones a un número de países, entre ellos Israel y que han recibido órdenes de ellos para llevar a cabo medidas contra el sistema islámico.
La información fue difundida en medio del aumento de las tensiones entre Irán e Israel por el proyecto nuclear. Jerusalén acusa a Teherán de desarrollar bombas atómicas y no descarta una acción militar si la diplomacia falla.
El informe parece referirse a un grupo de Bahais, la mayoría de los cuales fueron detenidos en mayo, pero funcionarios del Poder Judicial no efectuaron comentarios.
Un funcionario del tribunal revolucionario, encargado de asuntos de seguridad de Teherán, identificado sólo como el Señor Haddad, explicó  que los detenidos habían confesado.
La fe Bahai se originó en Irán hace 150 años y tiene 5 millones de adeptos en todo el mundo, incluidos unos 300.000 o más en Irán.
Sus líderes afirman que cientos de adherentes a su fe fueron encarcelados y ejecutados desde que la revolución islámica llegó al poder en Irán en 1979. El Gobierno de Teherán niega que haya detenido o ejecutado a personas por su religión. El régimen religioso chiíta considera que la fe es una rama herética del Islam.
La Comunidad Internacional Bahai representa a la fe en todo el mundo, operando bajo un Consejo de Administración que tiene su sede en Israel, de acuerdo con su sitio web.
La Comunidad destaca que los detenidos son miembros de un comité que atiende a las necesidades de sus miembros en Irán. Por otro lado, aclararon que seis fueron detenidos en mayo y un séptimo miembro fue detenido en marzo.

Agencia Judía Aurora : www.aurora-israel.co.il

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Demandan al Papa Benedicto XVl

Demandan al Papa Benedicto XVl

 La Asociación Orden Soberana del Temple de Cristo, que asegura ser la heredera de los míticos templarios, ha presentado una demanda contra el Papa Benedicto XVI, al que exigen la rehabilitación de la orden, suspendida por Clemente V en 1307 y le piden además el reconocimiento de sus bienes incautados, valorados en 100.000 millones de euros.

 

La demanda, interpuesta en los Juzgados de Madrid contra el Santo Padre por vía de la Nunciatura Apostólica en España, solicita la revisión del proceso que terminó con la suspensión de la orden templaria hace ya 700 años.

 

¿Peligro de quiebra?

 

La denuncia está formulada en contra de la persona física del Papa Benedicto XVI como sucesor de Clemente V y no como jefe del Estado del Vaticano, y deja claro que los actuales templarios no desean la restitución patrimonial de lo expoliado en el siglo XIV, que alcanzaría actualmente los 100.000 millones de euros.

 

"No pretendemos en ningún caso producir la quiebra económica de la Iglesia Romana", añade el escrito, "sino que el tribunal pueda hacerse una idea de la magnitud de la operación tramada contra nuestra Orden".

 

Según la Asociación Orden Soberana del Temple de Cristo, legalmente inscrita en el registro de asociaciones, los templarios tenían censados 9.000 propiedades en toda Europa, sin contar los derechos sobre tierras, pastos, molinos y derechos portuarios, incluidos barcos de transporte y de guerra.

 

Materia para historiadores

 

En el siglo XIV los templarios, que contaban con más de 15.000 caballeros en toda Europa, tenían propiedades en España, Francia, Inglaterra, Portugal, Alemania, Italia, Bélgica, Luxemburgo y Polonia.

 

La demanda está pendiente de que se resuelva el recurso de apelación interpuesto por la orden del Temple ante la Audiencia Provincial de Madrid después de que no fuera admitida a trámite en primera instancia.

 

En su primer auto, la jueza encargada del caso negó la admisión a trámite por falta de jurisdicción, al entender que no correspondía a su tribunal pronunciarse sobre hechos ocurridos hace 700 años "al ser materia propia de historiadores".

 

DW-WORLD/ Agencias

Cuando se piensa...

Cuando se piensa...

Hugo Wast

Cuando se piensa que ni la Santísima Virgen puede hacer lo que un sacerdote;

Cuando se piensa que ni los ángeles, ni los arcángeles, ni Miguel, ni Gabriel, ni Rafael, ni príncipe alguno de aquellos que vencieron a Lucifer pueden hacer lo que un sacerdote;

Cuando se piensa que solamente un sacerdote puede perdonar los pecados y que lo que él ata en el fondo de su humilde confesionario, Dios, obligado por su propia palabra, lo ata en el cielo, y lo que él desata, en el mismo instante lo desata Dios;

Cuando se piensa que Nuestro Señor Jesucristo, en la última Cena, realizó un milagro más grande que la creación del universo con todos sus esplendores, y fue convertir el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre para alimentar al mundo; y que este portento, ante el cual se arrodillan los ángeles y los hombres, puede repetirlo cada día un sacerdote;

Cuando se piensa que la humanidad se ha redimido y que el mundo subsiste porque hay hombres y mujeres que se alimentan cada día de ese Cuerpo y de esa Sangre redentora que sólo un sacerdote puede realizar;

Cuando se piensa que un sacerdote cuando celebra en el altar tiene una dignidad infinitamente mayor que un rey y que no es ni un símbolo, ni siquiera un embajador de Cristo, sino que es Cristo mismo que está allí repitiendo el mayor milagro de Dios;

Cuando se piensa que el mundo moriría de la peor hambre si llegara a faltarle ese poquito de pan y ese poquito de vino;

Cuando se piensa que eso puede ocurrir, porque están faltando las vocaciones sacerdotales; y que cuando eso ocurra se conmoverán los cielos y estallará la tierra, como si la mano de Dios hubiera dejado de sostenerla; y las gentes aullarán de hambre y de angustia, y pedirán ese pan, y no habrá quien se lo dé; y pedirán la absolución de sus culpas, y no habrá quien las absuelva, y morirán con los ojos abiertos por el mayor de los espantos;

Cuando se piensa que un sacerdote hace más falta que un rey, más que un militar, más que un banquero, más que un médico, más que un maestro, porque él puede reemplazar a todos y ninguno puede reemplazarlo a él;

Cuando se piensa todo esto, uno comprende la inmensa necesidad de fomentar las vocaciones sacerdotales;

Uno comprende el afán con que en tiempos antiguos cada familia ansiaba que de su seno brotase, como una vara de nardo, una vocación sacerdotal;

Uno comprende el inmenso respeto que los pueblos tenían por los sacerdotes, lo que se reflejaba en las leyes;

Uno comprende que el peor crimen que puede cometer alguien es impedir o desalentar una vocación;

Uno comprende que provocar una apostasía es ser como Judas y vender a Cristo de nuevo;

Uno comprende que si un padre o una madre obstruyen la vocación sacerdotal de un hijo, es como si renunciaran a un título de nobleza incomparable;

Uno comprende que más que una iglesia, y más que una escuela, y más que un hospital, es un seminario o un noviciado;

Uno comprende que dar para construir o mantener un seminario o un noviciado es multiplicar los nacimientos del Redentor;

Uno comprende que dar para costear los estudios de un joven seminarista o de un novicio es allanar el camino por donde ha de llegar al altar un hombre, que durante media hora, cada día, será mucho más que todas las dignidades de la tierra y que todos los santos del cielo, pues será Cristo mismo, sacrificando su Cuerpo y su Sangre, para alimentar al mundo.

De: Navega hacia alta mar, págs. 1750-1751, en Obras Completas, ediciones Fax, Madrid

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres