Blogia
LA VOZ NACIONALISTA

VACIARON YPF y LA EXPROPIAN JUNTO A METROGAS.

VACIARON YPF y LA EXPROPIAN JUNTO A METROGAS.

 

Por Arq. José M. García Rozado

El vaciamiento de YPF junto a la cesación de pagos por US$ 250 millones que llevaron a la intervención en junio de 2010 de Metrogas, son los motivos elegidos por el cristinismo duro para avanzar en las expropiaciones de ambas compañías de propiedad mayoritaria de Repsol. Los números deficitarios de la crisis energética argentina causada por el régimen K durante estos 9 años, ahora quieren hacerlos servir para justificar ambas expropiaciones. ¡Un verdadero dislate!

Las cifras desplegadas por la propia Presidente durante su discurso epopéyico, donde intento justificar la condena a la gestión de Repsol-YPF, acusando a los españoles de “vaciamiento”, presentando cifras asombrosas y verdaderamente escandalosas tienen otras aristas y costados mucho menos glamorosos y que dan en el centro al kirchnerismo, pues la casi totalidad de ellas se gestaron durante la era del régimen K, a la vista de “ella” y de “el” y a la de sus obsecuentes y lacayos funcionarios sin que el Estado y el Gobierno interviniera al menos en sus funciones obligatorias de control y regulación.

En que mundo vive “ella” y el cristinismo duro que recién ahora se asombran del “salto brutal del 100%” que el año pasado pegaron las importaciones energéticas; mas precisamente del 110% respecto de 2010 –según el propio INDEC-, y estas habían crecido un 69% respecto de 2009, salvo durante la recesión de 2009 siempre aumentaron anualmente las importaciones energéticas desde el mismo 2003, llegando a la escalofriante cifra del 1.600% entre 2003 y 2011, o sea solo durante el periodo del régimen kirchnerista y el del cristinismo, pasando desde los iniciales US$ 548 millones a los finales US$ 9.397 millones del pasado año y que se convertirán en mas de US$ 12 mil millones en este 2012.

“Nos hemos convertido en importadores netos de gas y petróleo, la primera vez en 17 años” afirmaba la Presidente haciendo ostentación de una supina ignorancia, y lo muy triste es que lo afirmado es cierto, ya que acusamos en 2011 un déficit de US$ 2.931 millones en el balance comercial energético; lo que “ella” y sus funcionarios no pueden ignorar es que nada sucedió de un día para el otro: ni el avance fenomenal de las importaciones, ni el desequilibrio descomunal de la balanza sectorial, pasando de un superávit energético de US$ 4.864 millones en 2003 al déficit ya mencionado, todo bajo las narices de un sistema que solo privilegiaba el sistema corrupto de los subsidios cruzados e indiscriminados y la generación de una “supuesta holgura económica”que solo servia para mantener engañado y adormecido al pueblo argentino.

No solo crecían las importaciones sino que además mermaba y se desplomaban las exportaciones, casi a la par de las reservas energéticas argentinas, no solo las de Repsol-YPF sino las de casi todas las otras compañías petroleras y gasíferas que aquí operaban; cayeron un 24% en 2009 y un 1% en 2010 y 2011 pese al aumento de los precios internacionales, llegar recién ahora a la conclusión tardía de que hemos perdido el autoabastecimiento energético y que nos hemos transformado en un país dependiente del exterior es casi un chiste de mal gusto, y mas siendo expresado por CFK o por Julio De Vido, el mayor responsable –luego de los Kirchner- de este desmanejo irresponsable de la política energética nacional.

Pasamos de exportar gas, naftas, gas oil y fuel oil a Chile, Uruguay, Brasil y varios otros países a importar gas natural y licuado, gas oil y fuel oil y hasta electricidad, a precios muy pero muy caros, exclusivamente para abastecer de mala manera –con cortes programados en industrias y hasta en hogares- la demanda interna y mantener en funcionamiento las centrales térmicas existentes o construidas para cubrir mínimamente el crecimiento poblacional y el industrial. Esta realidad y esta limitacion tan notoria, omitida expresamente en el discurso-relato epopeyico de antes de ayer de “Ella”, esconde la despolitica mas increíble y los actos de corrupción mas desenfrenados que se tengan memoria en el ultimo siglo.

Aunque el régimen alegue que lo hace con la intención de sostener la actividad económica, también le cabe la lectura inversa: “la ausencia de dichos recursos le pegaría de lleno a la producción acabando con el discurso-relato de la supuesta bonanza económica sostenida y permanente”. Los números realmente abruman, pero sirven para remarcar el trayecto y el punto al que se ha arribado luego de casi una década de impolítica sectorial energética. Entre 2001 y 2010 las reservas comprobadas de gas cayeron un 53%, lo cual equivale a 8 años de producción; y las de petróleo bajaron un 12%, lo que nos marca que la ecuación implica una perdida notable de riqueza nacional.

No solo se ha estrechado y achicado el horizonte en esos dos insumos que representan el 90% de la matriz  energética, sino que el correlato fue que la producción de petróleo viene en picada desde 1998 y la de gas a partir de 2004; lo increíble del discurso cristinista es que desde hace 7 años un grupo de especialistas –y ex Secretarios de Energía de los Gobiernos democráticos de 1983 a 2202 (muchos de ellos también responsables de la despolitica energética, aunque en menor medida)- venían alertando sobre los problemas que se venían y la imperiosa necesidad de cambiar el rumbo e incentivar las inversiones en el sector energético, no solo no se los tuvo en cuenta sino que antes Néstor y luego –o al unísono- Cristina los definieron como “los agoreros de siempre”.

Es absolutamente notorio que la enorme mayoría del tiempo de este proceso de retroceso energético tuvo lugar durante los 9 años del régimen K, la misma regla cabe para otra denuncia de la Presidente, cuando dijo que de 1999 a 2011, las utilidades netas de Repsol-YPF ascendieron a US$ 16.450 millones y que distribuyo utilidades y dividendos por US$ 13.246 millones intentando desconocer el decreto que con la bendición de Néstor en 2008 permitió la compra apalancada del 25,46% por patre de “sus banqueros y amigos el grupo Petersen, o sea los Eskenazi”. ¿Recién ahora toma conocimiento o descubre que una cosa semejante y muy similar a un delito estaba pasando? Néstor avalo que el 90% de las utilidades de Repsol-YPF en argentina se destinaren a pagar las acciones de la supuesta argentinización de YPF.

Así llegamos a que entre 2008 y 2010 el reparto de dividendos duplicare a las utilidades, saliendo muchísima mas plata que las propias ganancias y de paso, la empresa fue descapitalizándose y vaciándose; pero aquí no termina la falacia del discurso presidencial del lunes 16 de abril, pues en el proyecto enviado al Senado subyace la intención, clara y precisa, de transformar en“reservas probadas” las por ahora muy discutibles reservas potenciales, logrando por esta vía mostrar un stock mayor, que nada cambiaria –solo sirve de engaño al pueblo-, pues la producción de hidrocarburos depende de las reservas comprobadas, no de las potenciales y fundamentalmente, de lo que específicamente se oculto e ignoro, tanto en el discurso de CFK, como en la posterior presentación de De Vido y Kicillof, las  inversiones.

Es muy cierto que Argentina dispone de enormes recursos de gas no convencionales, apenas superadas en el mundo por los de China y los de EEUU, pero transformarlos en reservas comprobadas requiere de inversiones que se miden en miles de millones de dólares anuales, y, por lo tanto, hace falta contar con una “política energética de mediano y largo plazo” que arroje resultados muy diferentes a la que existió hasta hoy mismo, pues ni hubo ninguna política energética, ni económica, ni de crecimiento, ni de inclusión social. Hubo y existieron planes y decisiones desmañadas y extemporáneas sin solución de continuidad ni visión de mediano y largo plazo, solo se atendió la coyuntura.

Para ser absolutamente claro, no alcanza ni basta con tomar el control del 51% de YPF, ni denunciar ahora que lo realizado y apañado se volvió en contra con las maniobras de Repsol, menos aun admitir la participación de capitales privados, sean locales o extranjeros; la novedad “no es la crisis energética” tan pertinazmente negada por el régimen y a la vista del pueblo por los cortes y las carencias a industrias y hasta a los hogares de familia, el caso es que ahora “coincide con la escasez y falta de divisas”, que además de imponerles el korralito cambiario y los cortes de las importaciones de bienes e insumos los llevo a esta payasada de la expropiación de YPF y de Metrogas, que nos generara graves problemas con la comunidad internacional y termina de espantar a los posibles, y muy pocos, inversores genuinos. 

CFK, además, nos miente descaradamente y nos toma por tontos y desinformados cuando dice “El siempre soñó con recuperar YPF para el país, siempre, siempre” mientras se emocionaba artísticamente, gambeteando con elegancia los elogios que NCK, profería hace 20 años a las privatizaciones menemistas de esta y tantas otras compañías argentinas de solidez reconocida, como Gas del Estado, OSN, SEGBA, YPF, Agua y Energía, etc. “Para nosotros es importante para la soberanía” arremetía el en 1992 en pleno impulso privatizador y para munirse de los mas de US$ 633 millones que le depararon a la provincia por el gobernada; es cierto que en esta “fiebre privatizadora” no estuvo solo, entre los 120 diputados que la aprobaran estaban Parrilli, Puricelli, Gioja, Fellner, Arguello, Eduardo Camaño, Jorge Yoma, Sola, Maqueda entre quienes hoy siguen vigentes.


¿Qué ayer éramos privatizadores y hoy expropiadores  es apenas una contradicción de un relato que se enreda en idas y vueltas? El paso anunciado por CFK es una solución parcial a un problema muy complejo, pues la medida no resuelve la crisis energética de fondo, la crisis es estructural, y se manifiesta a través de una persistente y continua caída de la producción de gas y petróleo, llevamos 14 años continuos de caída en la producción, siendo la mayor caída de la historia nacional. Estas caídas se toparon de frente con una demanda que no paro de crecer, lo cual irremediablemente nos llevo a la perdida del autoabastecimiento y a las importaciones record de combustibles, resultando así insostenible para la balanza comercial externa y para las finanzas publicas, afectadas a la vez por la errónea e incomprensible política de subsidios indiscriminados.

Expropiar YPF y Metrogas no ataca el problema de fondo, pues YPF representa apenas el 30% de la producción de gas y petróleo del país; la caída de inversiones y la falta de prospección y descubrimiento de nuevos yacimientos resultan comunes a todas las petroleras y no se puede atribuir ese declive solo a YPF, la expropiación es simplemente una medida que apunta a tocar la fibra intima y patriótica de la población por el sentimiento que aun genera la historia de la petrolera de bandera, YPF. Pero no tuvo en cuenta los efectos colaterales adversos que puede generar esta suerte de “toma hostil de YPF”. En vez de incentivar las inversiones que se requieren para revertir la critica situación actual del sector, esta, podría terminar por ahuyentar definitivamente la llegada de capitales y de inversiones tanto de petroleras extranjeras que se requieren imperiosamente, sino hasta de inversiones en industria, tecnología, etc., etc.


Si, como sospecho –y no creo ser el único-, se expropia YPF y Metrogas por “la caja” y las utilidades, que superan poco mas de US$ 1.200 millones anuales, les informo que no les va a cubrir ni siquiera mínimamente las inversiones requeridas y que no se realizaron durante los últimos 9 años de gestión K; para recuperar el autoabastecimiento, al país le harán falta serias y muy importantes inversiones y una política energética de mediano y largo plazo, que estimule inversiones anuales por una cifra que cuadriplica  -como mínimo- las actuales ganancias de YPF. No es arriesgado decir que Argentina, aunque Kicillof lo oculte por desconocimiento o por no malquistarse con la “dama a la que tiene embobada”, necesitara una inversión cercana  a los US$ 40 mil millones en el próximo quinquenio.

¿Cómo se vera, estamos al horno?

 

Buenos Aires, 18 de Abril de 2012.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres